Portada » Empresa y Entorno » Seguros y Fianzas » Un instrumento de protección para las pequeñas y medianas empresas
Seguros y Fianzas

Un instrumento de protección para las pequeñas y medianas empresas

A nivel mundial, minuto a minuto suceden accidentes que nos toman por sorpresa sin darnos la oportunidad de protegernos, son imprevistos causados por desastres naturales o por errores del hombre. Sin importar cuál sea el origen, es fundamental que estemos protegidos para poder enfrentar las consecuencias de éstos y si se es propietario de una empresa, es igual de importante protegerla ante cualquier incidente que pueda afectar al local, empleados, maquinaria o herramientas de trabajo y lo más importante: los clientes. Por ello, invertir en un seguro es fundamental.

A nivel mundial, minuto a minuto suceden accidentes que nos toman por sorpresa sin darnos la oportunidad de protegernos, son imprevistos causados por desastres naturales o por errores del hombre. Sin importar cuál sea el origen, es fundamental que estemos protegidos para poder enfrentar las consecuencias de éstos y si se es propietario de una empresa, es igual de importante protegerla ante cualquier incidente que pueda afectar al local, empleados, maquinaria o herramientas de trabajo y lo más importante: los clientes. Por ello, invertir en un seguro es fundamental.

Desafortunadamente, la mayoría de las pequeñas y medianas empresas no consideran asegurar su negocio como una prioridad, esto se debe a que tan sólo 5% de las pymes cuenta con una póliza de seguro, según datos de la industria aseguradora. No es necesario mencionar que estas catástrofes provocan pérdidas millonarias, lo cual es razón suficiente para que la empresa fracase y se pierda todo el dinero, tiempo y esfuerzo invertido en ella.

De acuerdo con Arturo González Briseño, responsable de suscripción de daños de AXA Seguros, generalmente, los empresarios pyme son personas que todavía están estudiando y que desean emprender o personas que solían laborar en alguna empresa y que recientemente fueron liquidados y desean invertir ese dinero. Además, debido a que 98% de las empresas en México son pymes, es fundamental considerar al seguro como una herramienta de ahorro, con mayor razón si se tiene en cuenta que los negocios son cerrados constantemente porque el empresario piensa en cómo mantener a flote su negocio día a día, en vez de cómo mantener su patrimonio.

Debido a que 32% de las pequeñas y medianas empresas, se encuentran en los hogares de los empresarios y 65% en un lugar cerca de éste, no están preparadas para enfrentar fenómenos naturales porque, como se mencionó anteriormente, el cambio climático representa un gran riesgo para las pymes que no están aseguradas, porque cada día la intensidad de los fenómenos naturales es mayor.

Actualmente, en nuestro país se presentan lluvias extraordinarias, las cuales presentan una cantidad de agua extrema y las granizadas que se dan, pueden dañar la estructura de dichas construcciones y hasta un daño permanente en los instrumentos de trabajo y el mobiliario de la empresa. Cabe recalcar que, en los últimos cinco años, 55% de las pymes han sufrido daños derivados de fenómenos naturales.

Arturo González Briseño, agregó que, es de gran importancia que los empresarios consideren otro tipo de riesgos además de los provocados por el cambio climático. González Briseño, divide estos riegos en dos factores:

  1. El entorno socioeconómico y político

Este punto analiza principalmente la situación económica del país para poder visualizar el posible éxito o fracaso de la empresa, también estudia cómo afecta este entorno directamente a la seguridad. Además, 65% de las pymes operan en locales rentados, lo cual quiere decir que la prioridad del empresario es conseguir el dinero para poder cumplir con la renta mensual.

Un punto importante dentro de este primer factor, es la competencia, ya que, si tomamos en cuenta que 98% de las pequeñas y medianas empresas mexicana, son las que generan el capital, la competencia que se genera entre ellas, será enorme, por esto, tienen que contar con asesoría, de la cual carecen la mayoría de las pymes porque el empresario maneja todas las áreas, incluso la de Recursos Humanos. Por lo tanto, es importante guiar al empresario a la toma de buenas decisiones que sean convenientes para el crecimiento de la empresa y, sobre todo, para lograr diferenciarse de la competencia.

  1. Pago de impuestos

Con el fin de ser una empresa formalmente establecida, es necesario que los empresarios realicen su pago de impuestos.

Asimismo, los empresarios pyme deben tener en mente otro factor importante que consiste en qué es lo que van a hacer en caso de sufrir un robo o tener en mente qué es lo que harían si llegan a causar daños a una tercera persona.

El robo, es el riesgo con mayor presencia en las pymes, González Briseño asegura que “principalmente sufren robo de mercancía, equipos o maquinaria, es decir, las fábricas, los comercios o las bodegas donde se encuentran almacenados los productos, no cuentan con las medidas de seguridad adecuadas para poder estar proteger adecuadamente estos bienes”.

El riesgo que corren las pymes de causarle daño a un tercero, ya sea directamente o por medio de un producto elaborado por la misma, es muy alto. También, existe el riesgo de que el inmueble se dañe y se tengan que realizar costosas reparaciones. Y no está de más mencionar que siempre existe el riesgo de que se pierda la mercancía que en el momento de que ésta es transportada.

Finalmente, es de suma importancia que los empleados de las pymes estén asegurados, ya que el factor humano es el principal recurso de una empresa. Por ello, según González Briseño, un seguro es la mayor prestación que se le puede ofrecer a los empleados, ya que en caso de que llegue a fallecer o sufra una incapacidad parcial o permanente mientras labora dentro de la empresa, el seguro responderá con una cantidad de dinero. Dicha cantidad irá en función de ciertos meses de sueldo del empleado, la cual se le proporcionará al trabajador y en caso de muerte, se le dará al beneficiario que éste haya designado.

González Briseño recalcó que “hay que insistir en que finalmente un seguro es un instrumento de ahorro. En ocasiones cuando nosotros adquirimos un seguro, pensamos que estamos gastando dinero. Los seguros tienen un periodo, normalmente son por un año, pasa un año y si no lo utilizamos, sentimos que gastamos ese dinero por algo que no estamos utilizando. Si en nuestra mente adquirimos como concepto que el seguro es un instrumento de ahorro, lo vamos a valuar mucho en la cuestión del día en que lo tengamos que utilizar”.

Hay que considerar que al final, la cantidad que se invierte en un seguro no se compara a la que se gastaría en caso de que se presente un siniestro en la empresa o de que ésta genere daños a terceros y lo más importante: con esto se aseguraría la permanencia de la compañía.

 

Comentarios

Acerca del Autor

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel es empresa líder en la publicación de suplementos especializados, en cuyas páginas se abordan temas actuales, con el respaldo de expertos que dan mayor fuerza editorial y la garantía de una información confiable y de calidad.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar