Portada » Consejos y estrategias » Opinión » ¿Soy en verdad empresario?
Opinión

¿Soy en verdad empresario?

Los empresarios somos, sin lugar a dudas, los que llevamos a cabo la profesión más antigua del hombre; desde que surgió la primera chispa de inteligencia que nos diferenció de los demás animales, en ese momento comenzamos a negociar.

Por: Carlos Jácome
Consultor del Parque Empresarial del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.
Director General de Fiso Club Empresaria

Para iniciar y abrir boca te pregunto a ti, lector@, que quieres ser o eres empresario: ¿sabes lo que esto significa?

¿Soy en verdad empresario? ¿Crees que tener tu negocio es solo concentrarte en tu empresa y hacerla crecer? Considero ¡tajante y contundentemente que no!

Los empresarios somos, sin lugar a dudas, los que llevamos a cabo la profesión más antigua del hombre; desde que surgió la primera chispa de inteligencia que nos diferenció de los demás animales, en ese momento comenzamos a negociar, comenzamos, si me permites la expresión, a “bisnear”.

Para mí eso es un honor, un privilegio, el ser empresario es la más completa de las profesiones, porque tienes la oportunidad de aplicar e incursionar en todos los ámbitos del saber humano, lo cual se dice fácil pero te vuelvo a preguntar, o te invito a cuestionarte: ¿soy en verdad empresario?

Yo creo que sí, porque ya tomaste o estás por tomar la decisión de serlo, y eso nos lleva a la primera característica del empresario, que es fundamental, decisión, ese es nuestro privilegio, nuestro don, somos la profesión que, en toda la extensión de la palabra, ejercemos el don de decidir, con todo lo que esto implica.

Y nuestra primera decisión es arriesgarnos, es aventuranos en este mundo a ser libres, a cambiar las cosas, a ser responsables de nuestros actos, a llegar a donde queramos llegar, ser nuestro único límite.

Responsable de nuestros actos.
¿Qué significa esto? Que nosotros nos asumimos como los únicos causantes de los mismos; los empresarios no culpamos a otros de nuestros errores o de nuestras fallas, respondemos ante los mismos, los asumimos y, mejor aún, los enfrentamos y resolvemos, nos adaptamos; eso hace a nuestra profesión fuerte en el grado evolutivo.

Ahora te pido que reflexiones: ¿cuánta gente a tu alrededor puede ejercer la capacidad de decidir? ¿Cuánta gente en este tu México, con millones y millones de pobres y extremadamente pobres, puede decidir? ¿Cuánta gente en el mundo puede hacerlo? ¡¡Y tú lo has hecho!! Ahora te pregunto: ¿cuánta gente a tu alrededor, que está en condiciones de decidir, lo hace?, ¿cuánta gente a tu alrededor está en una zona de “confort”?, ¿cuánta gente a tu alrededor, con habilidades mejores que las tuyas, decide no ejercerlas?

¿Ves lo importante de tu decisión y lo maravilloso que es lo que has logrado? Ahora, esa decisión, en el entorno que estamos comentando, ¿qué te dice?, ¿a qué te invita?, ¿crees que ante esa enorme oportunidad que tienes y que ejerces, que es el decidir, hay que limitarla solo a tu negocio? Yo creo tu alcance es mayor; para comenzar, ya generaste tu propio empleo. Sabes lo que el gobierno tiene que invertir para generar empleos y, ¿qué crees?, no puede; yo creo que ya te diste cuenta, es por eso que se nos está reconociendo nuestro importante papel en la economía, porque generamos empleos, comenzando por el nuestro. Bien, ¿y luego?

Tu vocación es, ni más ni menos, ser agente de cambio, promotor no solo de la riqueza, sino de una mejor calidad de vida para ti y para los que te rodean; por eso te hice mención del México de hace apenas unos años, que lo hayas vivido directamente o no, gran parte de los cambios que hoy disfrutas son gracias a empresarios que, conscientes de su enorme responsabilidad y alcance, se atrevieron a ir más lejos de su empresa, decidieron contribuir a hacer mejor su comunidad y su entorno; gracias a esos cambios, hoy estamos ante mejores oportunidades.

Un característica del empresario es que no se queja, actúa; si llegas a estar en un momento en el que te quieras quejar, te pido que reflexiones dos cosas: primero, ¿qué hubiera pasado si esos empresarios de hace menos de 30 años se hubiesen quejado (que mira que había razones) y no hubieran actuado?, ¿qué oportunidades tendrías ahora? Y segundo, ¿qué resuelves con la queja?

Nuestra oportunidad hoy en día es seguir consolidando nuestra democracia y nuestra parte del contrato social del que somos parte, y eso solo se hace participando, actuando, formando parte de, siendo parte de.

Un empresario completo creo es aquel que va más lejos de su empresa, que impacta, que trasciende. Hoy abordamos el tema de la responsabilidad social, pero un empresario, refiriéndome al empresario completo, íntegro, es aquel que busca el equilibrio en todos los aspectos de su vida: espiritual, física, familiar, social y profesional.

Te felicito por ser empresario y acompañarme en esta reflexión, por atreverte, por arriesgarte, espero poder ser de ayuda con estos artículos, enfocados al Ser, Hacer y Tener del empresario.

Me encantará saber de ti, que enriquezcas esta sección con tus aportaciones y comentarios, que para todos son tan necesarios; que construyamos juntos esta sección que es un privilegio poder compartir contigo.

Ahora dime ¿eres en verdad empresario?
Fuente: Pepe y Toño

Comentarios

comentarios

Acerca del Autor

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel es empresa líder en la publicación de suplementos especializados, en cuyas páginas se abordan temas actuales, con el respaldo de expertos que dan mayor fuerza editorial y la garantía de una información confiable y de calidad.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

¡Suscríbase a nuestro Newsletter!

Te gustaría recibir artículos de la información más puntual Vive tu Empresa en México.