Portada » Consejos y estrategias » Opinión » Mobbing, los adultos también sufren
Opinión

Mobbing, los adultos también sufren

El acoso laboral, mejor conocido como mobbing es el término que se utiliza para referirse a las conductas hostigantes en el ambiente laboral.

¿Qué es el mobbing?

El acoso laboral, mejor conocido como mobbing es el término que se utiliza para referirse a las conductas hostigantes en el ambiente laboral, tanto físicas como psicológicas y es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta cualquier compañía.

El mobbing también se podría definir como bullying de oficina y la finalidad de los agresores es producir miedo, terror, desprecio o desánimo en su víctima afectando su desempeño; cabe recalcar que estas ofensas no se limitan al horario laboral e incluso pueden agravarse en las horas libres como el tiempo de comida o al término de la jornada.

El mobbing se presenta en tres tipos:

Horizontal: Se refiere al acoso que sufre una persona de un compañero con el mismo puesto/nivel.

Vertical: Indica un ataque hacia el superior inmediato, este tipo de mobbing suele realizarse en grupos, es raro el caso en el que una sola persona ataca a su jefe. Este tipo de acoso fue el que dio el nombre de mobbing, pues el término se refiere a la conducta de algunas aves que hostigan en grupo a pájaros más grandes.

Bossing: Es el ataque de un superior a sus subalternos y es, quizá el más común. Por ejemplo: amenazas de despido sistemáticas que nunca se concretan.

Si bien, el acoso laboral ha existido desde que la gente trabaja, fue apenas hace 30 años cuando el científico sueco Heinz Leymann utilizó por primera vez el término mobbing.

Actualmente, se calcula que entre el 10 y el 15 por ciento de los trabajadores sufren de estas prácticas a nivel mundial y en México se estima que la cifra es 12.5%.

RRHH, el salvavidas

Entre las profesiones más afectadas por el mobbing están: empleados de organismos públicos, auditores, personal de instituciones financieras y miembros de ONG’s con ideologías (partidos políticos, sindicatos, organizaciones religiosas).

El departamento de Recursos Humanos debe tener especial cuidado con las víctimas de este tipo de agresiones pues es difícil ubicarlos ya que no suelen denunciar y generalmente terminan por renunciar sin motivo aparente.

Estrategias contra el mobbing desde RRHH:

1.- Cada cierto tiempo, verificar los progresos, avances y rutinas de tus empleados. En caso de ver  un comportamiento extraño se puede recurrir a ayuda psicológica.

2.- Revisar el nivel de compañerismo y cómo trabajan en equipo. Aquí se pueden obtener pruebas de alguien acosado o de un hostigador en potencia.

3.- Poner especial atención en personas con inseguridad emocional, baja autoestima, sentimientos de culpabilidad recurrentes o poca autoconfianza.

4.- Explicar a la gente de tu trabajo qué es el mobbing, cómo prevenirlo y cómo y con quién denunciarlo.

Pese a que cada vez es más frecuente esta práctica, es responsabilidad de todos prevenirla y denunciarla. Si usted no trabaja en el departamento de Recursos Humanos puede ayudar de distintas maneras, por ejemplo: denunciando cualquier acto de mobbing hacia cualquier compañero o mostrar solidaridad con él, ayudándolo a denunciar estas actividades negativas para el ambiente laboral.

Estrategias para superar el mobbing

Existen diversas terapias para controlar los daños que deja el acoso laboral, pero antes de que éste deje alguna secuela en ti, te recomendamos que sigas estos pasos para afrontar el problema.

  • Identificar el problema del mobbing como tal: formarse e informarse sobre el problema.
  • Documentar y registrar las agresiones de que se es objeto desde el inicio.
  • Hacer públicas las agresiones que se reciben en la intimidad y en secreto y comunicarlas a compañeros, jefes, directivos, asesores, pareja, amigos y familiares.
  • Desactivarse emocionalmente: evitar reaccionar ante los ataques.
  • Controlar y canalizar la ira y el resentimiento (la ira es la aliada del acosador): evitar explosiones de ira.
  • Hacer frente al mobbing: el afrontamiento hace recular al hostigador, que es cobarde en el fondo.
  • Dar respuesta a las calumnias y críticas destructivas con asertividad.
  • Proteger los datos, documentos y archivos del propio trabajo, desconfiando de las capacidades manipulativas de los hostigadores.
  • Evitar el aislamiento social: salir y afrontar socialmente la situación del acoso.
  • Rechazar la inculpación sin aceptación ni justificación.
  • No intentar convencer o cambiar al hostigador.
  • No caer en la inhibición: contar a otros el acoso. Hablar del tema del acoso, comunicarlo, escribirlo, relatarlo, etc.
  • Desarrollar la empleabilidad propia: incrementar la formación y capacitación.
  • Ir conscientemente el acosado a la baja laboral o a la renuncia voluntaria antes de permitir ser destruido psíquicamente.
  • Solicitar desde el principio asesoramiento psicológico especializado.
  • Solicitar consejo legal para hacer valer y defender los derechos propios.
  • Desarrollar la autoestima autónoma como vacuna contra el acoso.
  • Perdonar al acosador, como forma de liberación final. [i]

 


[i] Mobbing: manual de autoayuda. Iñaki Piñuel y Zabala. Ed. Aguilar. Madrid, 2003. Páginas 251-252.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios

Acerca del Autor

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel es empresa líder en la publicación de suplementos especializados, en cuyas páginas se abordan temas actuales, con el respaldo de expertos que dan mayor fuerza editorial y la garantía de una información confiable y de calidad.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter