Portada » Empresa y Entorno » Facturación Electrónica » La Factura Electrónica en el proceso de negocio
Facturación Electrónica

La Factura Electrónica en el proceso de negocio

Existe un gran número de opciones en el mercado para facturar electrónicamente, sobre todo ahora que la Factura Electrónica es obligatoria para los contribuyentes con ingresos mayores a 4 millones de pesos al año.

Existe un gran número de opciones en el mercado para facturar electrónicamente,  sobre todo ahora que la Factura Electrónica es obligatoria para los contribuyentes con ingresos mayores a 4 millones de pesos al año. Poco a poco se acabarán los comprobantes fiscales de quienes imprimieron en papel para evitar hacer el trámite en línea, acogiéndose a la prerrogativa que permitió la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en 2010.

Las cifras eran muy alentadoras. De enero de 2005 a diciembre de 2009 había poco más de 25 mil contribuyentes emitiendo Facturas Electrónicas, pero como era de esperarse, fue hasta que se hizo obligatorio que su adopción se triplicó; particularmente, de noviembre a diciembre de 2010.

Para marzo de 2011 el número se incrementó a 221 mil contribuyentes apegados a este modelo. Y lo más interesante de esta cantidad es que 50% factura electrónicamente para mantener una relación comercial y no lo hace obligado por el fisco.

Además, existen datos muy reveladores: de estos 221 mil contribuyentes que optaron por Comprobantes Fiscales Digitales, 82 mil son personas físicas y 140 mil personas morales; aunado al hecho de que 36 mil lo hacen a través del PAC y 185 mil por medios propios.

Lo anterior indica que hubo un enorme proceso de adopción de pequeñas empresas que ya compraron software con este fin, pero que pueden sacarle mayor provecho y adquirir algún otro sistema complementario. No hay que olvidar que de cada 10 empresas, cinco mueren el primer año, cuatro más en los siguientes cinco años y, normalmente, sobrevive la que usa software administrativo, pues al tener sistematizada la información se localizan y resuelven con prontitud los focos rojos.

Este tiempo sirvió para que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dimensionara los recursos necesarios para operar y finalmente optara por realizar este proceso -en una primera etapa- a través de Proveedores Autorizados de Comprobantes Fiscales Digitales, y de Proveedores Autorizados de Certificación (PACs) a partir de enero de 2011. Al día de hoy el organismo gubernamental reparte la infraestructura necesaria para captar estos comprobantes a proveedores que actúan a su nombre para ofrecer el servicio de timbrado.

El facturar electrónicamente se tiene que traducir en un paso muy sencillo dentro del proceso de negocio. En el caso de una venta, normalmente se empieza con una cotización que cuando se aprueba se convierte en un pedido, éste en una remisión, la remisión en una factura y al facturar se disparan acciones adicionales como la cuenta por cobrar, se disminuyen existencias de inventarios, se crea la comisión al vendedor, la cuenta contable y todo lo que conlleva el proceso administrativo.

En este sentido, la Factura Electrónica es parte del proceso y por ende tiene que ser un paso extremadamente simple de realizar y muy rápido.

Bookmark and Share

Comentarios

Acerca del Autor

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel es empresa líder en la publicación de suplementos especializados, en cuyas páginas se abordan temas actuales, con el respaldo de expertos que dan mayor fuerza editorial y la garantía de una información confiable y de calidad.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar