Portada » Consejos y estrategias » Coaching » ¿Cómo encontrar a un buen mentor?
Coaching

¿Cómo encontrar a un buen mentor?

Un mentor te permite considerar otros aspectos y ver el panorama completo sin centrarte quizá en detalles innecesarios.

Aprender de las experiencias de otras personas puede significar sabiduría, ya que demuestra que no necesitas experimentar los errores tú mismo, sino que tienes la madurez de evitar tropezar con las piedras que han hecho caer a otras personas. Para este tipo de gente es que cada día salen más libros, conferencias y seminarios acerca de diversos tópicos, para guiar a las personas que se dejen de forma que no cometan los mismos errores por los que otros ya han pasado multitud de veces.

Aprender de experiencias ajenas no es sencillo, muchas veces necesitamos llevarnos el golpe en carne propia para comprender e internalizar la lección, lo que es una característica que tenemos incluso desde pequeños.  Sin embargo, a medida que nos hacemos mayores, nuestro pensamiento se va ampliando si nos entrenamos para que eso ocurra. Es muy importante que aprendas a hacerlo porque pensar en grande es una de las claves que se necesitan para tener éxito según Gananci.

A pesar de que podemos encontrar información muy valiosa en bibliotecas o en Internet, otro recurso del que podemos valernos es de los mentores. Un mentor tiene varias capas, las cuales se demuestran en la definición que le da el diccionario de la Real Academia Española a esta palabra: consejero, guía, maestro y/o padrino.

Como puedes notar todas esas capas están formadas por sustantivos que se refieren a alguien positivo. Si nunca has tenido un mentor (al menos conscientemente) mira algunos de los beneficios que esta figura puede darte:

– Consejería: los mentores son buenos consejeros no solo por su manera de hablar sino porque les importa el bien de su pupilo. Por esta razón se toman el tiempo de compartir con ellos la información que poseen.

– Ofrece otro punto de vista: siempre es bueno contar con una opinión objetiva y más amplia acerca de las cosas. Un mentor puede ofrecerte esto y además dicha opinión suele estar bien basada en experiencias y conocimientos previos que probablemente tú no tienes en temas que ni habías considerado.

Al tener un punto de vista diferente al tuyo, un mentor te permite considerar otros aspectos y ver el panorama completo sin centrarte quizá en detalles innecesarios.

– Motivación: los buenos mentores te motivan y no solo a través de palabras alentadoras, sino también al retarte, al pedirte cuentas de los aprendizajes que has obtenido y de cada una de las cosas que pones en práctica. Un mentor puede ser ese elemento estimulante que a veces necesitamos para poner manos a la obra de forma más inteligente.

– Seguridad: un mentor tiene la capacidad de ayudarte a aumentar la confianza en ti mismo al proveerte de diferentes herramientas que le has servido a él o a ella durante su vida y su carrera.

– Ayuda en diferentes aspectos: la colaboración de un mentor para con su pupilo no se limita a las palabras, sino también a las acciones en distintos niveles. Un mentor suele tener más contactos y está dispuesto a serte de ayuda en esa área. Además, de las descritas anteriormente.

No se trata de que permitas que tu mentor te convierta en una versión más joven de él o ella o de que seas su protegido, también hay relaciones un poco más distantes de mentoría que funcionan excelente.

Ahora que ya conoces los principales beneficios de contar con un mentor, mira a continuación cuáles son los principales aspectos que debes tener presentes al momento de elegir uno.

1.-Tipo

Hay distintos tipos de mentores, puedes tener uno empresarial, deportivo o hasta para alcanzar el éxito personal. Así que antes de buscar un mentor, lo primero que debes hacer es tener claro el tipo que necesitas dependiendo de los objetivos que tengas en mente.

2.- Experiencia

Este es prácticamente el elemento fundamental que debe tener la persona que elijas como mentora: experiencia en el área donde tú quieres tener éxito. Preferiblemente experiencia positiva, así podrás tener mucha más confianza en sus consejos y estará comprobado que los mismos funcionan.

3.- Rapport

Esto es la simpatía que sientan el uno por el otro y esa sensación de que ambos se encuentren en la misma página con respecto a lo que se espera de la relación. Si no existe un buen rapport entre el mentor y el pupilo será mucho más complicado que el segundo pueda absorber todo el aprendizaje que necesita.

Aunque normalmente la relación de mentor-pupilo suele ser de relativa subordinación, ambos necesitan tenerse respeto, admirarse y sentirse a gusto en la compañía del otro.

4.- Bidireccionalidad

Para encontrar un buen mentor es imprescindible la bidireccionalidad en la relación. No puedes esperar que una persona esté dispuesta a ser tu mentora, ayudarte, guiarte, darte consejos y compartir contigo información que considere valiosa (y que probablemente les costó años de preparación obtener) si tú no le eres capaz de ofrecer algo a cambio.

No se trata de dinero o bienes materiales. Lo que los mentores de calidad suelen apreciar más es:

  • El compromiso con la mejora
  • El talento y habilidades
  • El potencial que tenga la persona que quiere crecer en el área en la cual el mentor tiene experticia
  • El valor que el pupilo dé al mentor y a las enseñanzas que le aporta. Este debe confiar lo suficiente en él como para dejarse guiar
  • La motivación y el estímulo que tenga el pupilo de aprender, así como la visión clara de sus objetivos porque estas son características que suelen tener las personas emprendedoras.
  • El aporte del pupilo con anécdotas, experiencias (así sean pocas) y conocimientos
  • La disposición del pupilo de apoyar con lo que esté a su alcance a su mentor
  • El respeto por el mentor y sus conocimientos
  • Buena actitud de aprender y al aceptar las críticas

Comentarios

comentarios

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter