Portada » Recursos y Herramientas » Marketing » Cómo crear una buena encuesta para hacer una investigación de mercado
Marketing

Cómo crear una buena encuesta para hacer una investigación de mercado

Las investigaciones de mercado son fundamentales cuando quieres sacar un nuevo producto

Las investigaciones de mercado son fundamentales cuando quieres sacar un nuevo producto, porque te revelan datos sobre tu público objetivo, el precio y demás. Por eso, debes crear un plan a partir de tu investigación para que tu producto sea acorde a las necesidades de tu audiencia, para que tengas éxito en tus proyectos.

  1. Mercado objetivo

De hecho, probablemente definiste tu mercado desde el principio. Tal vez incluso antes de que definieras tu producto. Y probablemente estés convencido de que sabes quién quiere tu producto. Pero al final del día, necesitas datos. Los inversores no confiarán en una suposición, incluso en una acertada. Tú tampoco deberías.

Por lo tanto, tu encuesta debe comenzar haciendo algunas preguntas demográficas. Género, edad, ingreso familiar, región. Estos no consideran tu idea de producto específica, pero pintan una imagen de la audiencia de tu encuesta para que puedas conocer cómo responden diferentes tipos de personas a las preguntas posteriores sobre tu producto.

Las preguntas de comportamiento deben seguir. Estos descubren hechos sobre el estilo de vida de tu audiencia que se relacionan con tu idea de producto.

¿Tu producto es una aplicación? Pregunta sobre el uso del teléfono. ¿Es un producto para mascotas? Pregunta sobre el gasto mensual en mascotas. ¿Es un producto de café? Pregunta cuánto café toman.

Elige cuatro o cinco preguntas relevantes que crees que podrían afectar si alguien estará interesado en tu producto. Sé inteligente. Sé creativo. Utilizarás estas preguntas demográficas y de comportamiento para “cortar” sus datos cuando tu encuesta termine.

  1. Demanda

Medir la demanda de tu idea de producto es un proceso de dos pasos. Primero, pregunta sobre productos competidores o similares. ¿Las personas usan productos de la competencia? ¿Qué no les gusta de ellos? ¿Cuánto tiempo los usaron? ¿Dónde aprendieron primero sobre ellos?

Estas preguntas son importantes. Si bien puedes pedirle a tu audiencia que califique su interés en tu producto, una encuesta es limitada: los encuestados no pueden experimentar de primera mano la idea de tu producto. Sin embargo, han usado productos de la competencia de primera mano, y puedes aprender mucho sobre la demanda de tu producto a partir de su experiencia con los competidores.

A continuación, presenta tu concepto de producto y solicita las primeras impresiones. Esta es la parte más delicada y más a menudo fallida de una encuesta de investigación de mercado.

Esta presentación puede ser una oración, un párrafo o incluso un video. Cuanto más descriptivo, mejor. Pero no lo hagas demasiado largo. Nadie debería tener que pasar más de 20 segundos leyendo tu descripción, o más de 45 segundos viendo tu video. De lo contrario, la calidad de la respuesta sufrirá.

Dedica mucho tiempo a la elaboración de estas descripciones. Ve cargado de palabras clave. La descripción debe ser lo más precisa posible. Recuerda, al evaluar la demanda, los encuestados califican su interés en el producto que describes. Por lo tanto, cuanto más cerca tu descripción coincida con la experiencia real del producto, mejor.

Después de haber presentado el producto, haz esta pregunta:

  • Suponiendo que el precio sea razonable, ¿qué tan probable sería considerar comprar este producto?

Las opciones de respuesta incluyen una escala de cinco puntos: 1 (nada probable) a 5 (muy probable). A todos los que seleccionen nada probablemente se les debe hacer solo una pregunta más abierta, luego abandonen la encuesta: “¿Por qué no considerarías comprar este producto?”

Todos los demás continúan en la siguiente sección de la encuesta, que es…

  1. Voluntad de pagar

Finalmente, evalúa la disposición de los encuestados a pagar por tu producto. Usa un Van Westendorp: un conjunto de cuatro preguntas específicas y abiertas que te darán una perspectiva holística sobre cuánto está dispuesto a pagar tu audiencia. Las preguntas son:

  1. ¿A qué precio considerarías que el producto es demasiado caro?
  2. ¿A qué precio considerarías que el producto tiene un precio tan bajo que cuestionarías su calidad?
  3. ¿A qué precio considerarías que el producto comenzaba a ser costoso, pero aún considerarías comprarlo?
  4. ¿A qué precio considerarías que el producto es una ganga, una gran compra para el dinero?

Hay una gran excepción al uso de Van Westendorp. Si tu producto no es algo que tu audiencia tenga experiencia comprando (es decir, no hay nada remotamente similar en el mercado), no sabrá cómo responder estas preguntas. Tendrás muchas respuestas diversas, y en última instancia, no tendrás suficiente información para tomar una decisión sobre el precio.

En ese caso, debes guiar a tu audiencia un poco. Haz esta pregunta: ¿Cuán probable es que consideres comprar este producto por este precio? Puedes poner 5 preguntas con precios diferentes que tú consideres razonables.

Llegó el momento de lanzar tu encuesta, y una buena plataforma para esto es Toluna, según Gananci.

Comentarios