Portada » Empresa y Entorno » Gobierno » 120 años de progreso y modernización
Gobierno

120 años de progreso y modernización

Desde sus inicios, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha impulsado el desarrollo de nuestro país, cumpliendo con su misión de promover sistemas de transporte y comunicaciones seguros, eficientes y competitivos.

Desde sus inicios, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha impulsado el desarrollo de nuestro país, cumpliendo con su misión de promover sistemas de transporte y comunicaciones seguros, eficientes y competitivos.

A lo largo de los años, la SCT ha trabajado por fortalecer el marco jurídico de su competencia, por definir políticas públicas y diseñar estrategias que contribuyan al crecimiento de la nación; pero el planteamiento de estos objetivos se ha dado a la par del desarrollo económico y social de nuestro país.

Antecedentes históricos

Al nacer el México independiente, la administración pública se dividió en cuatro Secretarías de Estado: la de Relaciones Interiores y Exteriores, la de Justicia y Negocios Eclesiásticos, la de Guerra y Marina y la de Hacienda.
Además de atender los aspectos sustanciales de la administración interna, la Secretaría de Relaciones Interiores era responsable del área de comunicaciones, transportes y obras públicas vinculadas a las vías de comunicación. Entre sus funciones también destacaba lo relativo a la Dirección General de Correos y la compostura de caminos, calzadas y puentes, de acuerdo con el decreto de la Regencia del Imperio de 1821.

En 1841 se planteó la reorganización del esquema general de la administración pública, lo cual se vio reflejado en las comunicaciones, los transportes y las obras públicas, debido a que se reconstituyó el Ministerio de Relaciones Interiores y Exteriores al que se le adicionó el ramo de Gobernación. Con este cambio, a las tareas del Ministerio se sumaron el mantenimiento de los caminos y peajes, la conserjería y conservación del Palacio Nacional y el continuar la construcción del desagüe de Huehuetoca.

Más adelante, la administración pública pasó por nuevas transformaciones, entre ellas la creación del Ministerio de Relaciones Exteriores, Gobernación y Policía, que continuó con las atribuciones en materia de comunicaciones y obras públicas hasta 1853.

Ese año se constituyó la Secretaría de Fomento, que adquirió las funciones relativas a comunicaciones, transportes y obras públicas. En las décadas siguientes, México atravesó por diversas transformaciones a causa de los conflictos sociales, la guerra civil y la búsqueda de soberanía nacional.
Una vez que el país consiguió estabilidad, tras el triunfo de la República, la Secretaría de Fomento comenzó a establecer las bases materiales para buscar la prosperidad de la nación. Para esto era necesario trabajar en infraestructura, dar mayor cobertura a los servicios de transporte de personas y bienes, así como mejorar los canales de comunicación; objetivos que podrían cumplirse creando una institución capaz de satisfacer las nuevas demandas.

Fue así que en 1891 surgió la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Esta determinación tuvo un gran impacto en la administración pública del país. Por una parte, la Secretaría de Fomento cambió de atribuciones, a partir de ese momento sus tareas estaban vinculadas a la agricultura, terrenos baldíos, colonización, minería, propiedad mercantil e industrial, privilegios exclusivos, pesas y medidas, operaciones geográficas, meteorológicas y astronómicas, entre otras.

Mientras tanto, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas adquirió las tareas que anteriormente concernían a la de Fomento. Lo importante de esta transformación es que la nueva dependencia no sólo estaba a cargo en materia de comunicaciones, transportes y obras públicas, sino que también tenían bajo su responsabilidad las actividades relacionadas con la modernización del país y el progreso científico y tecnológico.

Entre sus funciones también destacaban las tareas relacionadas con los correos interiores, las vías marítimas de comunicación, los telégrafos, los teléfonos, los ferrocarriles, las obras portuarias, etc.

La Constitución de 1917 ratificó las funciones de la Secretaría; fue en 1937 cuando se dio un cambio importante en la administración pública, durante la presidencia de Lázaro Cárdenas, en ese entonces comenzó a hacerse una obvia diferenciación entre las comunicaciones y los transportes, y las obras públicas. Las consecuencias de esta diferenciación repercutieron hasta 1958, cuando se realizó una separación organizativa en cada uno de dichos rubros.

Creación de la SCT


En la búsqueda de un mayor grado de especialización en las áreas administrativas, durante la gestión de Adolfo López Mateos se llevó a cabo la separación formal de ambas secretarías. La de Obras Públicas (SOP) tenía a su cargo la conservación y construcción de edificios públicos, monumentos, obras de ornato, obras públicas de fomento o interés general, caminos federales, puentes, vías férreas y aeropuertos.

Con el tiempo, el número de tareas que asumía la Secretaría era cada vez mayor, por lo que en poco tiempo su organización interna se volvió compleja. Aunado a esto, para 1975 la importancia que cobraba el desarrollo urbano fue tal, que se tuvo la necesidad de crear la Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas. Ésta sustituyó a la SOP teniendo como objetivo fundamental adecuar las obras públicas al desenvolvimiento urbano del país.

Mientras tanto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se destacó como una institución orientada a ejercer la rectoría de las concesiones y permisos. Entre sus deberes se encontraba la búsqueda de nuevas tecnologías en comunicaciones; sus áreas de competencia comprendían la televisión, el teléfono, las comunicaciones inalámbricas, y mantuvo entre sus actividades las materias relacionadas con los correos, telégrafos, telecomunicaciones, transportes terrestres, aéreos y ferroviarios, así como el sector marítimo y fluvial.

Actualmente, la estructura administrativa del sector comunicaciones y transportes se ha ido adecuando al entorno nacional e internacional. La SCT, hoy está a cargo principalmente de los aspectos normativos, el ejercicio de autoridad, la planeación, el control y la evaluación; mientras que las entidades públicas se hacen responsables de la prestación de servicios estratégicos y prioritarios para la nación.

Los aspectos más importantes de la evolución de la Secretaría, están vinculados a la simplificación del organismo, que ha sido posible gracias a la desconcentración de actividades y reducción de estructuras.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios

Acerca del Autor

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel

Medios de Alto Nivel es empresa líder en la publicación de suplementos especializados, en cuyas páginas se abordan temas actuales, con el respaldo de expertos que dan mayor fuerza editorial y la garantía de una información confiable y de calidad.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

¡Suscríbase a nuestro Newsletter!

Te gustaría recibir artículos de la información más puntual Vive tu Empresa en México.